de del

Partes del Toldo

SUS COMPONENTES:

El sistema de un toldo lo configuran:

LA LONA, que proporciona sombra.
EL SISTEMA, son los perfiles y accesorios que sustenta la lona.
EL ACCIONAMIENTO, es el mecanismo que permite abrir y cerrar el toldo, podrá ser manual o motorizado.

El sistema está fabricado básicamente en aluminio lacado normalmente blanco, pero puede lacarse en cualquier color de la carta RAL, y compone el esqueleto del toldo. De él depende su solidez, su vida útil y la facilidad de funcionamiento.

El sistema de un toldo lo configuran:

Los soportes que sirven de sujeción del toldo en la pared y al resto de elementos.
Los perfi les protectores de enrolle y de tracción.
Los brazos que permiten la proyección del toldo.
Los sistemas de LLAZA están fabricados con materiales de primera calidad y son el resultado del importante trabajo de investigación y desarrollo tecnológico de la compañía.

 


El otro componente básico de un toldo es la lona.

La elección de la lona no se debe basar únicamente en el color o estampado de la misma. Es importante saber elegir un tejido adecuado, ya que existen varias calidades en cuanto a material, densidad y tecnología de fabricación, que influyen fuertemente en el nivel de protección solar que ofrece la lona.

¿De qué tejido puede ser la lona del toldo?


El tejido acrílico es el más eficaz y duradero.
Su tintado a la masa proporciona una gran solidez de los colores, conservando el color original durante más tiempo.
Reducen la adherencia de las emisiones contaminantes.
Son permeables al aire pero impermeables al agua (si las condiciones atmosféricas no son extremas).
No son tóxicas ni contaminantes.

Su principal característica es la impermeabilidad, que hace de este tejido el idóneo en la confección de toldos que estarán expuestos a ambientes húmedos.
Es muy resistente a las roturas y a los jirones del tejido.
En algunas de sus calidades, ofrece un tratamiento ignífugo.

Tejidos especiales, de última generación, compuestos por una estructura membranosa que ofrece múltiples ventajas.
Este tejido puede estar compuesto de “poliéster + PVC” o de “fibra de vidrio + PVC”.
Su gran flexibilidad les confiere una alta resistencia al paso del tiempo.
Ofrecen un alto nivel de aislamiento térmico, que favorece el ahorro energético.
Reducen el calor, gracias a su capacidad de transpiración, que deja pasar el aire.
Aportan confort visual, ya que nos protegen de la luz permitiendo la visión a través de ellos (y nos evitan la sensación de estar encerrados).
Están disponibles en diferentes posibilidades de colores para adaptarse a las diversas necesidades de entrada de luz.
Ofrecen diferentes posibilidades de tratamiento ignífugo.
La textura de estos tejidos facilita su limpieza.

El tercer componente de un toldo es el sistema de accionamiento.

Un toldo puede accionarse manualmente, con manivela, o mediante un motor o sistema automatizado. La motorización del toldo proporciona un accionamiento más preciso y ayuda a optimizar su funcionamiento. Y cada vez más, debido al desarrollo de toldos más resistentes, con sistemas que garantizan una mayor durabilidad y que abarcan grandes dimensiones.

Hoy en día, la opción de motorizar el toldo se ha convertido en la más recomendada, ya sea por funcionalidad, por comodidad e, incluso, por seguridad.

Así, el accionamiento del toldo puede ser:


Tradicional, con máquina elevadora y manivela.
Con máquina rápida y manivela: en este caso, la máquina actúa con un muelle compensador que facilita la recogida del toldo al aligerar notablemente su maniobrabilidad.

Motores Standard: Sistema tradicional de motorización con inversor. El motor se acciona mediante un pulsador o botón de accionamiento y es necesario que haya un cable entre el motor y el pulsador.
Con mando a distancia: Motores de Radiofrecuencia que llevan integrado un receptor de radio. Así, se evita la colocación de cables, ya que el accionamiento se realiza mediante un mando a distancia.

Complementar la motorización del toldo con un automatismo es garantía de durabilidad y de un mayor confort. Un captor de viento, de sol o de lluvia accionará la apertura o cierre del toldo automáticamente cuando sea necesario, sin necesidad de estar pendiente de ello.

En caso de sol: cuando la intensidad de los rayos del sol sea mayor o inferior a la programada, el captor de sol lo detecta y acciona la apertura o cierre del toldo según sea necesario.
En caso de lluvia: el automatismo detecta la humedad y acciona el cierre del toldo.
En caso de viento: cuando el viento somete al toldo a oscilaciones y movimientos potencialmente peligrosos, el captor de viento lo detecta y activa el cierre del toldo para protegerlo.LOS CUIDADOS DEL TOLDO
La función principal del toldo es protegernos del sol y crear nuevos espacios. Es por ello que, en caso que la instalación no esté automatizada, se debe recoger el toldo en condiciones climáticas adversas: lluvia, nieve, viento, etc.

Es necesario verificar siempre que no haya ningún obstáculo que interfiera en las maniobras de apertura y cierre del toldo. El toldo nunca debe forzarse. Es recomendable realizar revisiones periódicas del toldo solicitando los servicios de una empresa instaladora.

Para limpiar el toldo:
Aspirar regularmente la lona y los mecanismos para evitar acumulaciones de polvo. En caso que se precise una limpieza más profunda, utilizar un trapo humedecido con agua y un poco de jabón (no usar productos abrasivos o químicos). Seguir siempre las recomendaciones del fabricante para disfrutar del toldo durante más tiempo.